Siempre estamos hablando del mal uso del whatsapp, pero también tendríamos que poner los bonitos usos que se hacen con él. El viernes mis alumnos me enseñaron un uso del whatsapp para hacer felíz a los demás. Al llegar al aula me encontré un cartel donde ponían que me querían y que era su 2° padre. Al entrar otro mensaje en nuestra pizarrita de mensajes y en mi mesa me encontré un mensaje que llevaba a otro y a otro, para llegar al regalo final. Me esperaba una carta de ellos y un pendrive con un vídeo preparado por ellos. Llevo menos de tres meses con ellos, pero el suficiente para crear una pequeña familia.  ¡Los quiero un montón! Y todo organizado por medio del whatsapp. Que bonita profesión y que importante es para la vida. Un saludo a todos los maestros y maestras que viven la educación.